Taller Rolero: Trasfondos y detalles.


Recientemente me he encontrado con una serie de magníficas aventuras con un gran trasfondo, bien hilado y rico. Sin embargo, ese gran trabajo luego no se veía reflejado en la aventura, donde los personajes sólo podían conocer parte de esos detalles, haciendo que la aventura pareciese más un relato o novela con una parte jugable que una aventura propiamente dicha.
 
Si te has tomado la molestia de crear un trasfondo extenso hasta el mínimo detalle para tu aventura, asegúrate de que los personajes puedan conocerlo a través de la propia aventura... y de que ese tras trasfondo sea relevante (aunque sea tangencialmente) para la misma. De nada sirve todo ese esfuerzo si no hay pistas dentro de la partida que les permitan conocer esos detalles o si son simplemente una colección de datos irrelevantes que no llevan a ninguna parte. Las tramas extremedamente complejas que carecen de detalles e hilos conductores hacen que los jugadores se sientan rebotar de un sitio a otro sin llegar a tener en ningún momento una visión amplia de lo que está sucendiendo.

Es normal que aparezcan historias que sean cabos sueltos, con la idea de confundir o llevar a los personajes a callejones sin salida, pero incluso estos deberían ser coherentes con el resto de la aventura.

Asegúrate que los personajes puedan conocer toda esta historia a través de entrevistas con pnjs, libros, cartas, rumores, canciones populares, etc. Sin estos detalles, toda esa información que has preparado se pierde y con ella, la oportunidad de nuevas y magníficas aventuras. ¡Deja pistas! Interacciona con los personajes, coloca murales, pinturas rupestres, cuadros, diarios, cartas, usa a los pnjs para proporcionar información. Pero asegúrate de que la información llega a los personajes.