LA GUERRA INTERMINABLE de Joe Haldeman

Edición de Edhasa Nebulae
Pocos libros han ganado los tres grandes premios de la ciencia ficción (Locus, Nébula y Hugo) y de entre todos ellos, quizá la obra de Joe Haldeman, La guerra interminable, sea el más popular. Uno de los clásicos de la ciencia ficción que, como no podía ser de otro modo, se merece su propio artículo en  OutcastedProject.

La edición con la que he conocido esta obra, es muy moderna (Enero de 2012) y es fácil de localizar en cualquier librería con un área dedicada a la literatura de ciencia-ficción. Se trata de una nueva edición de Edhasa Nebulae a un precio muy recomendable, en tapa blanda y letra con un tamaño considerable. Por supuesto, no es la primera vez que llega a España este magnífico libro pero si es la primera vez que incluye un prólogo redactado por su autor en el año 2008 que no tiene desperdicio y que da más valor a esta edición sobre otras anteriores. Por el resto, una edición de calidad, con una portada muy adecuada, una encuadernación firme y una estupenda traducción con algunas notas a pie de página para no perderse detalle de los juegos de palabras del lenguaje original.


Joe Haldeman publicó esta novela en el año 1974 aunque a España no llegó por primera vez hasta el año 1980. Recordemos que el año 1974 fue un año bastante complicado en EEUU, país de origen del autor, ya que la guerra de Vietnam estaba agotando al gobierno y la presión social era cada vez más reaccionaria. En este marco tan polémico donde los medios (incluyendo las editoriales) trataban de no tomar parte por no encender aún más el ambiente, apareció La guerra interminable, libro eminentemente anti-militarista y, por tanto, trasgresor frente a la propaganda que aún trataba de vender el gobierno. Pero el militarismo no es el único tema “incómodo” que abarca la novela, también toca otros tantos claramente polémicos en los años 70 e incluso hoy día entre los grupos más puritanos: Promiscuidad, drogas, homosexualidad, manipulación mediática… Aún hoy será un libro que levante ampollas entre los más conservadores. Quizá ese punto trasgresor es parte del encanto de la novela, no sabría decirlo.

El argumento de La guerra interminable ya se deja intuir claramente con su título. Nos narra en primera persona, la vida del soldado Williams Mandella, reclutado a la fuerza para el ejército junto a otros tantos, tras una selección minuciosa entre toda la población. Esta guerra se está librando en el espacio contra una raza extraterrestre conocida como los Taurinos y que, a pesar de su enorme importancia como motor de la historia, tendrán poca presencia realmente durante la narración. Mandella se nos presentará como un hombre joven, fuerte, sensible, equilibrado, muy inteligente y, desde el principio, muy contrariado con su mala fortuna al ser seleccionado para el ejército. Incluso el término “pacifista” le será atribuido en cierto momento de la historia. Es inevitable simpatizar con él. La visión que dará Mandella del ejército y el ambiente tiránico en el que se verá obligado a combatir convierte a esta novela en una obra totalmente anti-militarista tan evidente como era el caso de Bill, Héroe galáctico pero sin usar la sátira.


Mr. Joe Haldeman
El motivo por la que la guerra se califica como “interminable” en el título de la novela se debe a que se desarrolla en el trascurso de más de mil años de existencia de la humanidad. Mandella estará presente de principio a fin del conflicto solo que para él solo habrán pasado unos pocos años. Esto se debe al gran pilar sobre el que se basa la narración y parte de lo que la hace tan interesante, la dilatación cronológica. Ya Albert Einstein habló de este extraordinario efecto relativista: Si una nave viaja a velocidades superiores a la de la luz hasta cierto punto y luego regresa a su lugar de origen, habrá vivido un tiempo subjetivo más corto del que ha transcurrido en realidad. De este modo, lo que supondría unos cuantos meses de viaje, podrían suponer cientos de años para el lugar desde el que partió esa hipotética nave. Joe Haldenman, como buen físico que es, utiliza hábilmente la relatividad de Einstein y todas sus consecuencias con gran maestría. El impacto cultural para los soldados que regresan a casa tras cientos de años objetivos (apenas unos meses subjetivos) es una de las partes más interesantes de la novela. También durante la guerra los tiempos relativistas suponen un inquietante desafío para los soldados ya que durante sus viajes espaciales perdían largos años de avances tecnológicos que los podía dejar indefensos frente al enemigo si estos últimos llevaban menos tiempo en el espacio. Como ya he mencionado, problemas muy interesantes pero que la mayoría de los libros que incluyen viajes interestelares, solucionan con diversas tretas físicas para poder desarrollar mejor sus historias. No digo que esto esté mal, en absoluto (esas otras aventuras quedarían deformadas), pero si está bien navegar un poco por el relativismo y sus efectos en una hipotética sociedad. Fantástico.

Adaptación al comic (edición francesa)
La dilatación cronológica permitirá al lector conocer varios hipotéticos futuros y resulta la evolución de la sociedad humana. Esta evolución en el pensamiento de la humanidad (y a veces, su pragmatismo), nos llevará a entrar en temas muy interesantes. La promiscuidad es uno de ellos y reconozco que me llamó especialmente la atención ya que pasa de ser una actitud fomentada y casi obligatoria al principio del libro, a todo lo contrario más adelante. Lo mismo ocurre con la heterosexualidad y la homosexualidad, donde se ve como la humanidad se inclina hacia una u otra tendencia con toda naturalidad según su evolución cultural. El consumo de marihuana, otro detalle a destacar, se presenta no solo como algo legal sino que su uso resulta ampliamente potenciado por el gobierno como una herramienta más sobre la sociedad. Y así más aspectos espinosos se van presentando mostrando como única alternativa la tolerancia frente a ellos. Quizá en el mundo real de hoy en día, deberíamos aprender más de Mandella.

Aparte de Mandella aparecerán otros muchos personajes durante la novela. Muchos de ellos muy interesantes aunque aunque no lleguen a desarrollarse mucho. De todos modos, la longitud de la novela (relativamente corta) no permite que se haga mucho hincapié en la forma de ser de los personajes secundarios dejando esto en segundo plano a favor de dar a conocer más el ambiente por donde se mueven dichos personajes. Personalmente disfruto con los personajes bien construidos, sólidos y desarrollados pero en esta novela donde la dilatación cronológica nos hará cambiar de personajes secundarios constantemente, casi se agradece.

En el prólogo del autor nos comentará las dificultades con las que se encontró Haldenman para conseguir que La guerra interminable fuera publicada. Tras su lectura es comprensible el temor de las editoriales teniendo en cuenta el estilo del autor, sus posturas y los temas recurrentes de la novela. Ni siquiera el hecho de que se tratara de una novela de ciencia ficción la salvaba. Fue una suerte que finalmente se arriesgaran.

La novela está muy bien redactada y ambientada aunque a veces debo reconocer que me he perdido un poco durante su lectura. No por que el autor fuera críptico sino porque en algunas partes, la física cobraba especial relevancia y la explicación que daba el autor de tal o cual fenómeno se me hacía algo pesada. Pero pienso que esto se debe más a mi forma de ser que a la forma en la que el autor se expresa ya que no utilizaba conceptos complicados sino más bien divulgativos. Mi problema es, simplemente, que prefiero aceptar como dogmas de fe las partes más cercanas a la ciencia con la idea de no perder el ritmo de la narración. Para aquellos que disfruten más con la ciencia ficción más dura, tened por seguro que Haldeman no os defraudará en absoluto.

Como en otras ocasiones (El ciclo de Tsai, El juego de Ender...), esta novela contó con una excelente adaptación al comic, obra de Marvano, un dibujante belga que trabajó codo con codo con Haldeman. La adaptación realmente fiel al libro aunque continúa incluso contando partes de la historia que la novela deja sin explicar. Esto da, si cabe, más valor incluso al comic. Norma nos trajo este magnífico trabajo en nuestro idioma en una edición de lujo de 352 páginas.

Adaptación al comic (Edición española)

Finalmente, me gustaría afirmar categóricamente que La guerra interminable es realmente interesante en muchos aspectos, absorbente y entretenida. En parte lo es por temática y en parte por su estilo. Es lo que yo calificaría como una novela imprescindible y por tanto la recomiendo.

Ficha Técnica
La guerra interminable

Título original: The forever war
Autor: Joe Haldeman
Fecha de publicación: 1974
Edición en español: Edhasa Nebulae - 2011
Páginas: 381
Premios: Premio Hugo 1975, Premio Nebula 1976, premio Locus 1976

2 comentarios:

  1. Yo la ley hace un monton de tiempo en la edicion de 1980. Si que me llamo la atencion que, sin querer quitarle todos los meritos que cuentas, con los que estoy de acuerdo, que parecia ser un Anti-Tropas del Espacio. Ambas novelas se redactaron en primera persona, y el Mandela de Haldeman parecia pensar todo lo contrario que Rico. En la Infateria Movil no habia mujeres y todos eran voluntarios, en el ejercito de la ONU de Haldeman se reclutaba a la fuerza a los mas brillantes del mundo (y esta explicado muy bien porque). Hay mas comparaciones como estas, demasiadas para ser una casualidad en mi opinion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen comentario Ramón. Estoy de acuerdo contigo, se podría decir que la actitud de Rico en StarShip Troopers y de Mandella en este libro, son básicamente, contrarias. Es muy interesante ver dos puntos de vista tan opuestos en una historia tan parecida (guerra contra alienígenas). Y es una suerte que dos grandes de la ciencia ficción como Heinlein y Haldeman se hayan decantado por este tema y encima creando obras tan excelentes. Por cierto Ramón, si te apetece, comentarte que en Outcasted encontrarás también un artículo sobre StarShip Troopers.

      Eliminar

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.