Nunca juzguéis un libro por su portada… ¡en serio! ¡No lo hagáis!

Los lectores habituales de Outcasted ya saben que en este blog somos muy aficionados a las reflexiones cuando un tema nos resulta interesante, curioso o llamativo. Dando un repaso recientemente a cierta librería madrileña especializada en ciencia-ficción y fantasía, me surgió uno de esos temas sobre los que me gustaría reflexionar en este artículo. En concreto, me refiero a las portadas que nos brindan las ediciones españolas de algunos de los libros más relevantes de la literatura de ficción. ¡Muchas de ellas son especialmente horribles! Otras simplemente no tienen relación alguna con el argumento de la novela. Y en muchos casos, ambas circunstancias se presentan a la vez. En este sentido, la popular frase “No juzgues un libro por su portada” cobra un nuevo y poderoso significado. En un mundo donde la imagen es tan importante y donde el libro electrónico se está imponiendo ¿no resulta de un valor incalculable ese primer contacto entre obra y lector que brinda una portada? En serio ¿en que diablos piensan algunas editoriales.

Para ilustrar mis palabras, voy a centrarme en una obra en concreto que, a pesar de sus múltiples ediciones, su autor archi-conocido y su gran calidad, ha sido tratado negligentemente en cuanto a portadas se refiere. ¿Hacemos un repaso? ¡Bienvenidos a “Los viajes de Tuf” y sus múltiples ediciones! (más información sobre la obra aquí)

Antes de empezar, un apunte: El argumento de la novela gira alrededor de los viajes de Haviland Tuf, un individuo altamente particular (enorme, gordo, calvo, albino, vegetariano, amante de los gatos y excesivamente educado) que se hace con una nave de alta tecnología que permite alterar la ecología de un planeta.


La primera edición que cayó en mis manos fue esta de Nova. ¿Qué vemos en su portada? Una mujer llorando en ¿bikini? ¿sujetador? Con una especie de ¿báculo? ¿vara? ¿rayo láser? Y un casco con ¿aletas? y una especie de collar de perro dorado al cuello. La portada puede ser atractiva o llamativa a simple vista (y más si tenemos en cuenta que esta edición es de los años 80) pero no tiene relación alguna con la historia que nos relata convirtiéndose en un engaña-bobos. Os aseguro que no aparecía, en toda la novela, una mujer con semejante aspecto. ¡Las aletas del casco seguro que me habrían llamado la atención lo suficiente como para no olvidarlo!




Para la segunda portada que sacó Nova, es evidente que tampoco se leyeron el libro a la hora de su  diseño. Ni un resumen. Ni siquiera la contraportada. En este caso vemos un señor mayor claramente enfadado, con un engalanado traje del que solo vemos el cuello. En segundo plano, lo que parece ser un androide o un robot. El dibujo es bueno, la portada puede considerarse elegante pero ¿relación con la novela? Ninguna. De nuevo encontramos un engaña-bobos… por lo llamarlo chapuza. (Un apunte: La imágene corresponde a la portada para la edición en bolsillo, la colección Zeta, pero se usó la misma para la anterior de Nova)
Byblos, también de Ediciones B igual que Nova, también sacó su edición de esta novela. ¡En este caso, la portada sí que tiene cierta relación con la novela! Vemos un gato en primer plano, un par más de fondo, y un individuo calvo, claramente corpulento, enfundado en algún tipo de traje espacial. La lástima es que resulte terriblemente horrenda. ¡Al menos en mi opinión! Parece hecha por un niño a partir de recortes de una revista… y posiblemente haya costado una pequeña fortuna y se considere altamente elaborada e incluso artística. ¡Que poco entiendo de arte!



Pero me dejo la mejor para el final. La última edición de Zeta (también de ediciones B) presenta esta elaborada portada de ¡una persona con armadura completa medieval empuñando una espada! Esta portada ya no es un engaña-bobos como las otras, esta vez es toda una traición a su argumento. Es cierto que Martin es también el flamante autor de la internacionalmente conocida Juego de Tronos, pero utilizar esa idea para crear una portada para Los viajes de Tuf es jugar con el lector, atraerle con una mentira y además apuñalar el argumento de Martin en la que podría ser su obra más personal. Más de uno se lo habrá comprado (omitiendo leer la contraportada, craso error) soñando con héroes medievales e intrigas palaciegas, y encontrándose en cambio a un gordo calvo de dos metros surcando el espacio acompañado de media docena de gatos. ¿No es para sentirse engañado?

Nova en general, siempre ha contado con portadas poco trabajadas que aunque han mejorado en calidad con el tiempo, no suelen tener relación con la obra que pretenden ilustrar. Es una pena, si tenemos en cuenta el espléndido catálogo que nos ofrece literariamente hablando esta editorial, que no haya invertido un poco más en saber presentarlo a su público. ¿Será que soy muy exigente?

Recuerdo en concreto dos casos que me molestaron especialmente. En primer lugar los libros de la colección Nacidos de la bruma (más detalles aquí) que cuenta ya con una legión de seguidores en todo el mundo y unas portadas excelentes en su edición original. ¿Qué tenemos en la edición española? Un tipo calvo gritando para el primer volumen, una especie de catedral en ruinas para el segundo y en tercer lugar, una damisela empuñando a la espada de Frodo Bolsón con la zurda y un yelmo en la diestra. ¿Relación con las novelas? Ninguna. ¿Aportación estética? Sinceramente, el calvo gritando repele a cualquiera…


El otro ejemplo, en este caso de ediciones antiguas, tenemos los libros de Hyperion y de La caída de Hyperion, donde la portada, además de estéticamente no muy agradable y poco adecuada a la historia, ¡está reutilizada! A mi solo se me ocurre una definición para esto: Ser cutres.


Es cierto que me he cebado especialmente con Nova pero puedo asegurar que no es la única editorial que ilustra de este modo su catálogo, aunque quizá la más evidente. Quizá algún lector pueda darnos algún ejemplo de actuaciones similares en otras editoriales....

Siendo sinceros, no sería justo meter en el mismo saco a todas las editoriales ya que algunas realizan un trabajo impecable en cuanto a sus portadas optando por dos estrategias igualmente válidas. La primera de ellas es muy popular en editoriales como factoría de ideas y la opción indiscutible para los libros de Terry Pratchett: Mantener la portada de la edición original. Un concepto que se resume en “Si la portada ya es buena ¿Por qué cambiarla?”. En mi opinión, es una alternativa inteligente siempre y cuando la portada original sea adecuada según el argumento de la novela y ésta sea estéticamente agradable y atrayente para un posible lector.



La otra estrategia es crear una nueva portada, adecuada a la novela, que esté cuidada y resulte interesante al posible lector. En ocasiones, incluso puede que supere a la original. Esta estrategia es la habitual para editoriales como Gigamesh, que siempre nos sorprende con impecables ilustraciones en sus portadas donde podemos llegar a reconocer a los personajes de la obra e incluso alguna situación concreta del relato. Un ejemplo a continuación con la portada para la obra de Martin "Muerte de la luz", hasta tres veces editada por Gigamesh y en las tres ocasiones con portadas diferentes pero siempre cuidadas y ajustadas al argumento de la obra.


Obviamente, no soy una experta en marketing. De hecho, es un tema del que no tengo conocimiento alguno pero algo sí que tengo claro: si me dejara llevar por muchas de las portadas que veo en las librerías, me habría perdido relatos apasionantes e historias memorables que aún hoy me hacen soñar. Un lector medio y mucho más conformista ¿Cuántas historias fabulosas se habrá perdido por que la portada no ha sabido invitarle a su lectura o al menos, a echar un vistazo a la contraportada?

Y ahora os quiero invitar a vosotros ¿se os ocurre algún ejemplo de portada realmente desastrosa?

6 comentarios:

  1. Muy buen análisis y déjame decirte que comparto completamente contigo tu apreciación.

    ResponderEliminar
  2. Por sólo el título creía que hablabas del viejo RuneQuest XDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Hombre, yo rompo una lanza por las de Sanderson, tengo todos sus libros y soy fan incondicional suyo, y sí tienen algo que ver con el contenido pero no voy a spoilear aquí :P El resto de los casos no los conozco pero supongo que serán muy acertados.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que debo admitir que escribí en el momento de su salida un artículo sobre las virtudes de la portada "Los Viajes de Tuf", versión "medieval guy":

    http://www.laespadaenlatinta.com/2011/08/de-portadas-por-el-auto-de-juego-de.html

    Sinceramente, a mi también me parece un engañabobos, un timo, una treta para vender más, cuando precisamente ese libro es una delicia del entretenimiento (a mi por lo menos me gustó mucho).

    Las portadas para los libros de Sanderson (salvo la última de "El Camino de los Reyes", que es la misma que la original) no tienen desperdicio respecto al mal gusto. Sean o no una alusión al argumento, lo que está claro es que las portadas son horribles en comparación con las originales de Jon Foster o Christian McGrath (creo que prefiero las de este último).

    "El Aliento de los Dioses", también publicada por Ediciones B, tiene su portada original. Más seguros ahora de publicar a Sanderson, habrán decidido arriesgar dinero con las portadas originales.

    Otra de las que ahora mismo me acuerdo, de las feas feas, es de "La Mejor Venganza", de Joe Abercrombie... Le da un aire a las de "La Primear Ley", pero las de la trilogía son mucho mejores, para que engañarnos.

    ResponderEliminar
  5. Aprovecho estas lineas para mencionar un tipo de portadas que creo que te ha faltado, el cambio por pelicula. Si bien mejoran de sobremanera en algunos casos, muchas veves me he sentido decepcionado y traicionado al ver un titulo que me gustaba con la portada cambiada mostrando el poster oficial de la pelicula. Y para colmo, algunos añaden un "El libro de la pelicula", como si este tuviera un segundo puesto respecto a la reproduccion cinematografica.

    Pondre como ejemplo la archiconocida saga Crepusculo, que si bien no es un estilo que me guste (reconozco no haber leido ninguno), me llamo la atencion las portadas originales mostrando, bien un sol, bien una luna, en las distintas fases que dan titulo a las novelas. Cual fue mi sorpresa cuando, poco despues de que saliera la primera pelicula, viera la portada cambiada por una con los actores.

    Pero tambien, como he dicho al principio, reconozco que en ocasiones este cambio es a mejor. Seguro que la autora de este gran articulo estara de acuerdo conmigo en que, si hicieran una pelicula de "Los viajes de Tuf", poner una imagen de la misma como portada seria algo magnifico.

    ResponderEliminar
  6. Que razon tiene el articulo,he leido casi todas las referencias que se hacen aqui y en muchos casos doy gracias a la desacertada portada por no revelarme nada del libro XD

    ResponderEliminar

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.