Jesus saves… and only takes half damage!

¿Nunca os ha pasado que estáis charlando con un grupo de amigos y descubrís que alguien os dirige, de soslayo, alguna mirada de extrañeza? La mayoría de las veces, esas miradas extrañadas y curiosas provienen de gente que se sorprende al escuchar una conversación que apenas es capaz de comprender o que, directamente, malinterpreta. El motivo por el que la conversación escapa a su comprensión no es el idioma, la pronunciación, las expresiones ajenas o el acento, los cuales serían motivos evidentes para no entendernos. El motivo de que la conversación sea tan singular es que está llena de referencias, dobles sentidos y conceptos que aquel que escucha desconoce. ¿A que se deben? A que frikis en general y roleros en particular tenemos nuestra propia forma de expresión (e incluso a veces, de línea de pensamiento), que no siempre está al alcance del resto de los mortales. Nuestras aficiones se convierten en nuestras referencias, a partir de ellas elaboramos nuestras propias bromas y particular sentido del humor además de utilizar expresiones que han nacido de esos hobbies y no están precisamente muy extendidas. A veces, incluso parece que hablamos en código. ¿O no?

Me decidí a escribir este artículo el día que tuve que explicar a mi hermana porque me estaba riendo a carcajada limpia ante una camiseta con la siguiente imagen:


La anécdota me hizo darme cuenta de lo fácil que había sido para mí entender el chiste pero lo complicado que me resultaba explicárselo a alguien que ni siquiera sabía que era una tirada de salvación. En ese momento, mi hermana y yo, parecíamos estar en ondas diferentes.

Desde ese momento, comencé a fijarme un poco más en esa forma de hablar tan natural para mí y llena de bromas propias, y de pronto me encontré con multitud de ejemplos que casi no había percibido. En unos mails que intercambiaba con un amigo liado actualmente en su empresa cambiando las impresoras por multifuncionales, un ejemplo reciente…

Yo - Oye, que tal sigue el cambio de impresoras por multifunciones? Está ya inundado el almacén? Quizá un hechizo de bolsillos profundos en una habitación sea la solución ¿no lo has pensado?

Él - El almacen esta a huecos, es decir, que ahora sacamos un hueco para una impresora, ahora un hueco para una multifuncion, etc. El "bolsillos profundos" lo intente usar una vez, pero solo funciona en bolsillos y por muy profundos que sean, no pasa la multifuncion.

En un sms enviado por una amiga con la que jugaba a leyenda de los cinco anillos, se disculpaba por llegar tarde de la siguiente manera:

“Sadudos stimada Ashashina Mikeno!Nos comunican que nuestro peregrinar durara 15min+, lamentamos profundisimamente las molestias, reverencia, reverencia, reverencia”


También noté lo habitual que nos resulta entre mi pareja y yo, felicitarnos cuando uno de los dos consigue algo antes que el otro y que entraña cierta dificultad. Estas felicitaciones incluyen frases que, a su vez, incluyen la palabra “¡crítico!” o el término “has adquirido un nuevo rango / nivel”.

En un aparcamiento del centro comercial repleto de coches, buscando el nuestro.
Mi pareja señalando en lontananza – ¡Ahí está!
Yo - ¿Dónde?
Mi pareja - ¡Allí, al lado del monovolumen azul!
Yo - ¿Pero como diablos lo has visto a esta distancia?
Mi pareja – Crítico! Ha sido un 20 natural.

Es normal, y eso está más que demostrado por diversos estudios psicológicos, sociológicos, etnológicos y antropológicos, que la “pertenencia a un grupo” determina, en cierta medida, la forma de expresión de aquellos que lo componen. Es algo cultural e innegable y se ha dado durante toda la historia de la humanidad y en todos los lugares del mundo. Y, como el frikismo, mal que le pese a algunos, es un tipo de cultura (o subcultura dentro de la cultura) también nosotros hemos desarrollado nuestra propia forma de hablar, quizá un poco más particular e incluso enigmática que la de otros grupos, pero que nos permite reconocernos fácilmente entre nosotros. ¿Un argot? ¿Una germanía? ¿Quizá una jerga? No sabría decirlo, quizá algún experto pueda darle un nombre más adecuado a este hecho.



Un ejemplo de este reconocimiento evidente entre frikis (descontando el gusto por lucir camisetas con imágenes y frases relacionadas con nuestras aficiones) es, por ejemplo, esta pancarta que me encontré en plena manifestación del 15M. ¿Es mi imaginación o no le notáis cierto aire lovecraftniano?


Como veis, incluso la forma de protestar de los frikis tiene un estilo propio. Otro ejemplo ¿No os convence ningún partido político para las próximas elecciones? Votad a Chulhu!


Tener nuestra propia forma de expresión tiene sus ventajas y sus desventajas. Por un lado, la complicidad y el pensamiento alternativo que desarrolla nos puede dar cierta ventaja en algunas situaciones. Una de las más simples de las que me beneficio son las partidas al tabú. ¿Conocéis el juego? Consiste en definir una palabra escrita en una tarjeta sin poder decir dicha palabra, derivados de la misma, ni una lista de palabras asociadas que aparece justo debajo. Pongamos por ejemplo la palabra “CERVEZA”.

¿Cómo la define una persona no-friki? Lo cierto es que, sin decir las palabras de la tarjeta, es un poco difícil… ¿Quizá hablando de alguna marca conocida?

¿Cómo la define un rolero (que haya catado D&D, aunque son pocos los roleros habituales que no lo hayan hecho alguna vez en su vida, todo sea dicho…)?

- ¿Qué toman siempre los enanos en las tabernas?
- ¡Cerveza!
- ¡Bingo!

Otra ventaja, la más evidente que pude percibir en mi vida, fue el día de mi boda (por todos conocidos como “el día D”). Un buen amigo (y nuestro director de juego habitual a la llamada de Chulhu) preparó un precioso discurso que leyó para todos los asistentes. Un momento… ¿precioso? ¿seguro? Una persona ajena al mundo friki - rolero se quedaría un poco extrañada por las expresiones escogidas para el texto aunque no le daría mucha importancia y lo terminaría considerando una felicitación formal. Mi pareja y yo, sin embargo, no podíamos parar de reír. ¡Todo eran juegos de palabras! Nunca lo olvidaré

“...Voy a tratar de no ser muy profundo...”
“... y a pesar de estas pruebas con tan alto valor de desafío, se ha conseguido...”
“... tanto apreciar lo que tenemos y como no renunciar a lo que quede por venir, aspirando siempre subir de nivel...”

Pero, por supuesto, también tiene sus desventajas, como he mencionado antes. No siempre nos sabemos dar a entender con exactitud sin usar nuestras propias referencias, otras veces nos malinterpretan, otras veces resultamos extraños e incluso algo apartados por otras personas. A veces, “ser el bicho raro” no es tan divertido y nuestra forma de hablar nos puede delatar. Por poner un ejemplo, las palabras “juego de rol”, tan habitual en mi vocabulario me supuso muchos problemas en el colegio de monjas en el que estudié… Y más teniendo en cuenta que dichas palabras se incluyeron en cierta conversación con otras del tipo “hechizo”, “ritual”, “caos” y “espada”. Una conversación inocente sobre el nuevo juego de Stormbringer que me habían regalado se convirtió, al menos para mis profesores, en una invocación a Satán.

A veces pienso que aquellos que estudian todos estos modismos lingüísticos y los grupos culturales y sociales que los emplean, deberían echar un vistazo a este amplio colectivo friki y rolero (e ignorado) en el que nos movemos la mayoría de los que pasamos por este blog. Posiblemente se llevarían una gran sorpresa al descubrir lo rico es nuestro pequeño mundo.

Para terminar, un pequeño chiste que nació en Granada durante una partida y ya se ha extendido por medio mundo gracias a Internet:
“Una avestruz es un hombre-pollo en forma crinos”
¿Lo habéis pillado? ¡Lo siento chicos, entonces sois unos frikis!

10 comentarios:

  1. Dejame estudiar y ya hablaremos de ello en el futuro ;D

    ResponderEliminar
  2. Es tremendamente cierto. Igual que si no aciertas algo siempre dices, que has pifiado o que si alguien hace muy bien algo, que tiene muchos rangos en tal o cual habilidad. Si es que el frikismo es así xD.

    ResponderEliminar
  3. XD, la verdad es que tienes mucha razón, la cuestión del lenguaje es todo un mundo entre los frikis.
    Recuerdo por ejemplo los primeros días de universidad, cuando llegué a la facultad de historia en mis soledades, sin conocer a nadie. De repente en las primeras conversaciones no tuve otra ocurrencia que empezar a hilvanar chistes de Los Simpsons uno tras otro. A los cinco minutos había hecho una docena de amigos, todos eran unos frikazos. De alguna manera, cuando te das cuenta de que el otro es un friki y habla en friki, pertenece a tu mundo y te cae bien en seguida :D
    En la facultad de historia lo cierto es que la cantidad de frikis por metro cuadrado era algo impresionante. El viejo profesor de historia moderna era socio del club del Capitán Trueno, el de medieval era fan de la ciencia ficción, la compañera atractiva de la cual todos se enamoraban era fan del elfo oscuro, el otro rodada cortos de terror de serie B, otra era fan de Terry Pratchett, etc., etc. Y claro, en cuestiones de lenguaje cada uno tenía su código basado en sus gustos frikosos :P
    En mi círculo personal hay una mezcla importante de todo tipo de chistes que proceden de todas partes. Por ejemplo, el viernes hablábamos de los ligones que convencen a cualquiera con sus encantos. Ése había nacido con una tirada alta de Carisma. Alguien habla mal a alguien: falló su tirada de Diplomacia. Ha tenido mucha suerte: ha sacado un crítico. Me he caído cuatro veces en la calle resbaladiza cubierta de hielo: lo siento, los 1 son mi desgracia. Voy a un sitio donde hay demasiados hombres: Jo, tú, ni una maciza en el grupo. Alguien trae algo muy bueno, por ejemplo un montón de dulces: ¡que me los inyecten en vena! La reunión se hace aburrida: ¡Pero qué claaaaase de fieeesta es eeeesta, apenas hay alcooohol, y sóooolo se ve a una fuuurcia! (con voz de Bender).
    Y bueno, cosas así. Evidentemente, cuando estás en círculos no frikis tienes que obligarte a evitar cierto tipo de jerga o puedes tener el fuerte riesgo de ser etiquetado como idiota. Como dijo Brannigan: el hombre desde que salió de su cueva y conoció a otros hombres no tuvo más que una obsesión: ¡Matarlos!, para no tener que aprender su lengua ni sus costumbres.
    En cualquier caso, siempre cabe adaptarse al ámbito en el que te mueves.

    ResponderEliminar
  4. He pillado el chiste del avestruz...

    Y sí, quién no ha dicho (dentro del mundo friki) cosas como "sabía que ponerme puntos en esta habilidad sería útil algún día". Y lo de los críticos y las pifias está a la orden del día.

    De todas formas, no debería resultar tan extraño. Toda persona que se integra en una subcultura termina adoptando sus referencias, su moda, su todo. Le pasa a los roleros y le pasa a los aficionados a la música, y a los cinéfilos y a los emos, y a los que leen Cuanto Cabrón y a todo cristo.

    Pasa simplemente por pertenecer a una generación concreta, que unos nos hemos criado con Epi y Blas y otros se están criando con Bob Esponja. En ese sentido una vez leí que toda generación se constituye en forma de sociedad secreta con respecto a las generaciones anteriores: establecen sus códigos, su lenguaje y su forma de ser, y no hay manera realmente de entenderlos.

    No le des más vueltas. A los humanos nos gusta sentirnos parte de un grupo y diferenciarnos de los otros grupos. Lo llevamos en los genes.

    Una grandísima entrada, por cierto. Un crítico.

    ResponderEliminar
  5. Yo tambien he pillado el chiste del avestruz...no hay vuelta atrás, no tengo salvación (bueno si, pero muy baja :-P).

    ResponderEliminar
  6. Como cualquier grupo en cuyo ámbito de interés se utilice un lenguaje especializado, no es un problema propio de los frikis.

    Cuando los matemáticos se ponen a hacer chistes son terribles (sea una vaca esférica...) y escuchar a dos bioquímicos tener una conversación "trivial" puede ser espeluznantemente incomprensible.

    Aunque a mí los que más repelús me dan son los futboleros. Supongo que podría haberme enterado de lo que es un corner o quién es el tal Cristiano, pero tiene tanta relevancia para mí como para ellos saber lo que es un uno natural.

    ResponderEliminar
  7. El oro día en la clase de matematicas de la uni, veo una chica pintada de rojo por debajo de los ojos,muy parecida a kimimaro de naruto. Estuve las 5 horas de esa clase mandandome sms con un amigo y riendome. "Preguntale si de casualidad su apellido es tayuya, si dice que si, entonces corre!!" XD

    ResponderEliminar
  8. :D El cartel del 15-M es de una amiga mía. Rolera, por supuesto. La paraban para hacerse fotos, la verdad es que el cartelito es épico.

    ResponderEliminar
  9. Gran entrada y con la que me siento muy identificado.

    ResponderEliminar
  10. Lenguaje rolero? Aquí tienes varios refranes! http://www.laboratoriofriki.com/2012/03/humor-refranes-roleros.html

    Muy buena entrada!

    ResponderEliminar

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.