Visibilidad y Normalización Social de los Juegos de Rol


Una serie de artículos (de Bester y de Pedro J. Ramos) en sus respectivas bitácoras me han hecho volver a un tema que siempre anda rondándome la cabeza. La visibilidad social de los juegos de rol. Es un tema que ya habíamos hablado en otros lados y que tiene una gran influencia en la expansión y mantenimiento de nuestra aficción. La visibilidad en este caso se refiere a una concepción sobre la opinión o visión que tiene la sociedad sobre una actividad minoritaria que se sale de lo habitual.

Para llegar a las conclusiones, primero es preciso que expliquemos algunos conceptos que nos ayudarán mejor a entender de lo que estoy hablando. Son cosas que todos sabemos, pero que es conveniente recordar. Lo primero es el concepto de normalidad social. En nuestro caso la normalidad la componen aquellas tendencias, actos o hechos que se ajustan a lo que "hace la mayoría", lo que "está bien visto", "bien valorado" o "aceptado comunmente". Cuanto más se alejen nuestros actos de esta normalidad más "raros", "extraños", "anormales" o "desviados" seremos. Es bastante sencillo. Cierta teoría estima que toda sociedad es reticente al cambio y que su restistencia está en consonancia con su nivel de tolerancia a comportamientos desviados, cuanto más tolerante es una sociedad, con más facilidad aceptará cambios. Para nuestro pesar, nuestra sociedad aún está bastante anclada en la tradición y su nivel de intolerancia es bastante alto. Por supuesto, depende de zonas y colectivos, pero en general, somos una sociedad costumbrista en la que es difícil introducir cosas nuevas.

En el caso de los juegos de rol, con una trayectoria de apenas 30 años, y con unos comportamientos que se alejan de lo comúnmente aceptado encuentran resistencia por parte de la sociedad. Y esto es sencillo, porque los juegos de rol, son, a fin de cuentas, una anomalía en una juventud en la que predominan las actividades grupales en el exterior (deportes), cultura del botellón, recompensa del rebelde, entretenimientos púramente visuales (televisión, videojuegos) que derivan de una cultura mediterranea de "estar en la calle". Los jugadores de rol por el contrario solemos reunirnos en interiores en grupos pequeños y endogámicos,  mostramos interés por la lectura y realizamos actividades de entretenimiento por trasnmisión oral cuyas reglas son confusas y extrañas para los profanos. Si añadimos a esta confusión la desinformación y el alarmismo provocado por la prensa amarilla, encontraremos que en una escala de normalidad los juegos de rol están aún en la zona de desviación social negativa, es decir, que la sociedad en conjunto no sólo los ve raros, sino que los ve como malos o perjudiciales. No estoy hablando de casos particulares, ni de lo que ocurre en tu vecindario o en tu pueblo. Hablo de una realidad social conocida a nivel nacional que se puede comprobar en la escasa importancia que se da desde las administraciones, poderes públicos, prensa y medios a nuestro hobbie. Somos pocos, somos raros, no movemos dinero, nos movemos en pequeños grupos y hablamos de cosas ininteligibles pero a menudo con contenido violento, esotérico o poco convencional... ¿No os parece "normal" que nos vean distintos?

Gran parte de la "negatividad" en la valoración de los juegos de rol se basa, como no, en lo que aparece en los medios de comunicación y en el efecto "alarma social" que provocan. Cada vez que surge un crimen en el que hay involucrados adolescentes o es "acoso escolar" o es un "macabro juego de rol", aunque luego las sentencias dejen claro que el juego no existió o nada tiene que ver, el daño ya está hecho. Muchos piensan que los juegos de rol son violentos, incluyen prácticas sexuales o de automutilación (antes de que nadie me pregunte, si, he tenido que explicar que para jugar a rol no hay que limarse los dientes para que parezcan colmillos ni cortarse las orejas para parecer un vampiro de serie B). ¿Por qué piensan así? Es sencillo, aquí es donde entra el concepto de "Visibilidad". Piensan así porque NO CONOCEN la realidad sobre el juego. La gente especula con los datos que tiene, si añadimos las exageraciones, rumores, y a la prensa detrás buscando chivo expiatorio de los actos de una mente enferma, pues ahí tenemos el caldo de cultivo perfecto para que la desinformación convierta los juegos de rol en poco menos que en el "hombre del saco". Es decir, la falta de una VISIÓN REAL sobre los juegos, unidos a la "rumorología" y el ataque constante de los medios nos han convertido en el "Coco". Somos víctimas de los prejuicios y el desconocimiento. El acoso mediático que sufrimos en los años 90 provocó que nos refugiásemos aún más en el anonimato , lo cual sólo ha conseguido incrementar la desconfianza hacia nosotros. Cuanto más desconfían, más me escondo, y si me escondo, desconfían... un claro ejemplo de profecía autocumplida, o más castizo "de pescadilla que se muerde la cola".

Desde aquí, una vez más, quiero reclamar una campaña de visibilidad y normalización en nuestra aficción. Es decir, hacer nuestro hobbie visible y normal para todos. Llegar a la gente, pero no sólo a los aficionados, sino a todos. Mostrar la realidad de lo que ocurre en una mesa sin periodistas interesados en generar morbo de por medio. Con las nuevas tecnologías estamos en todas partes, pero nuestras áreas de influencia siguen siendo las mismas, seguimos siendo endogámicos e invisibles. Jugad en la calle, en el parque, en la universidad, subid vídeos y fotos de las partidas, comentadlo en las redes sociales. Hay que salir de la sombra. La normalización de las conductas pasa por la visibilidad de las mismas, por hacerlas comunes, por enseñar al que no sabe desde el razonamiento sosegado, desde la más pura y cristalina de las verdades. En el rol no hay secretos "Lo que ves es lo que hay". Esto es algo que debe surgir de todas las partes implicadas, industria, aficionados y asociaciones, aunando esfuerzos en una relación que debe ser ganador-ganador, sin intereses comerciales de por medio, pero que a la larga nos beneficia a todos.

Y finalizo con la única conclusión lógica a este discurso incoherente... ¡Sed visibles!¡Jugad!

21 comentarios:

  1. Hombre.... a mi en el dia a día jugar visiblemente me costaría un huevo: ordenador, altavoces, miniaturas, pizarra.... uff no lo contemplo. Pero en lo que son jornadas o de manera puntual si que no estaría mal.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy viejo para esas cosas. Se está tan bien en casa que se me hace cuesta arriba hasta ir al Dirigible. Pero, sí, hay que hacerse notar más.

    ResponderEliminar
  3. Muchos comenzamos a jugar a rol porque vimos a otros hacerlo anteriormente. No puede gustarte lo que no sabes que existe.

    ResponderEliminar
  4. JMPR, seguro que recuerdas lo que hablamos en su día al respecto. ¿Le damos cañita al tema? Que si no llega el invierno...

    ResponderEliminar
  5. Lo de jugar al aire libre tampoco lo veo, pero si es cierto que seria bueno que se organizasen mas jorndas de rol abiertas al publico, con mas promocion,a pesar de que internet esta lleno de material, paginas y blogs es poco accesible al publico si no lo buscas de forma especifica.
    Las redes sociales que actualemente son la forma mas rapida de llegar a la gente quizas podrian ser la solucion ...

    ResponderEliminar
  6. creo que es obvio que uno de los indispensables para la normalización es hacer el hobbie visible...por suerte hay muchas vías...pero no pueden quedar exclusivamente en manos del aficionado..creo yo.

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo he perdido la esperanza y las ganas con este tema, con mi familia, amigos, compañeros del curro... Todos aquellos que no conocen esta aficcion, o se escandalizan y te quieren convencer para que dejes esa cosa tan peligrosa, o te miran con una sonrisilla socarrona y te dicen "que friki eres". Por mas que intentes explicar que lo que haces no es tan raro, no quieren escuchar y todos acaban con la frase "que pena".
    Por cierto, perdon por no ponerle tildes al texto, lo escribi con la tablet y soy tirando a torpe con esto aun XD

    Fdo. Inma Rico

    ResponderEliminar
  8. Lo primero, gracias a todos por participar. A ver, se que puede sonar raro lo que digo de "jugar en público" y que muchos lo habéis tomado tan literal como suena. Conozco perfectamente las limitaciones de jugar en la calle, lo que no quita para que yo mismo lo haya hecho muchas veces.

    Lo que me refiero es que debemos perder el miedo a sacar el hobbie fuera. No hablo del caso particular de cada uno de nosotros (que cada uno tiene sus dificultades) hablo del conjunto de la afición. Aunque podemos colaborar a base de pequeños gestos, sean estos perder el miedo a jugar en una mesa en un parque o aparecer por el trabajo leyendo un manual, explicarle a ese familiar pesado lo que es en realidad o participar visiblemente en las jornadas y actividades.

    Y respondiendo al comentario de Bester, fíjate que al final digo que las asociaciones y las editoriales deben contribuir. Como bien dices no es una tarea sólo de aficionados, sino del conjunto.

    ResponderEliminar
  9. Lo cierto es que jugar al aire libre es un poco complicado por la infraestructura que muchos desplegamos para jugar.

    Por otro lado, no creo que el hecho de que te vean jugar sirva para mucho más que para que se den cuenta que no entraña ningún riesgo esto de jugar a rol. Desde mi experiencia, los espectadores de una partida de rol no suelen enterarse de casi nada. La verdad es que los jugadores de rol en mitad de una partida con el grupo habitual podemos resultar bastante crípticos: hablando de reglas que sabemos casi de memoria, con bromas privadas, argot propio del mundillo, etc

    ResponderEliminar
  10. Perdonad que entran comentarios mientras escribo respuestas y no los veo.

    Pedro J, es que ese es el tema, la afición crece entre los cercanos, pero a pesar de todo seguimos estando en nuestros círculos y la expansión es muy lenta.

    Groo, las jornadas de Sevilla se hicieron al aire libre y en un lugar transitado con mucho público. Para mi fueron un éxito de visibilidad, y mucha gente se acercaba y sacaba sus propias conclusiones.

    Plunder, tenemos que recuperar esa iniciativa, si. A ver si nos ponemos de acuerdo y organizamos una reunión física con imtersados.

    Pues Inma, yo a lo largo de estos 20 años que llevo jugando me han dicho de todo. Me han llamado asesino, han prohibido a amigos que jugasen conmigo, me han enviado de cabeza al despacho del director para evaluar si era peligroso, me han llamado friki y compadecido... Y aquí sigo, sin perder la ilusión. Por cada 3 que no escuchan, 1 si.

    ResponderEliminar
  11. Transmetropólitan, es que no importa que no se enteren realmente de lo que es. Al que le interese el juego buscará la manera de aprender y al que no le interese, aunque sea la mayoría, dejará de verlo mal o como una amenaza. El rol pasará a ser "lo que hacían esos chavales alrededor de una mesa sin meterse con nadie".

    ResponderEliminar
  12. @Bester: Creo que los aficionados deberíamos preguntarnos si queremos difundir nuestra afición o si nos contentamos con tener nuestro grupo de juego y punto. Si estás por la labor de difundir el rol, hazlo. Si quieres y puedes hacer algo, ¿vas a dejar de hacerlo porque otros no lo hagan?

    @Groo: Igual que todo el rol que puedes encontrar por internet es poco accesible para quienes no lo conocen, lo mismo ocurre con las jornadas. Por muchas que se hagan, no van a atraer a quien no conoce el rol, o a quien sólo conoce su imagen negativa.

    @Transmetropolitan: plantar una mesa en la calle y ponerse a jugar, como bien dices, probablemente serviría de poco. Sería necesario que hubiera una o dos personas, además de los jugadores, para explicar a los curiosos qué es lo que están viendo.

    ResponderEliminar
  13. @Plunder: opino como tu, no se si ha parecido lo contrario ;) El que crea que debe difundir la afición al rol que lo haga.

    ResponderEliminar
  14. Nooo, si la ilusion por mi aficcion no me la quitan, pero si me quitan las ganas de tratar de explicar que es un juego de rol. Tengo un ejemplo: hace no mucho, recibi en el curro unos libros de Mutantes en la Sombra, y mi jefe los vio y me pregunto. Le dije que eran, puso cara de pescao (y puedo jurar que es muy agradable y comprensivo) y trate de explicarle que era, pero cada palabra empeoraba su cara, termino con el "que pena", una palmada en la espalda, y un "pero trabajas muy bien y estoy contento contigo"... Como si ser rolera y tener al jefe contento con el trabajo fueran incompatibles! Por eso digo que paso de seguir explicandome, quien no quiere entender, no entiende ni con un diccionario...

    Fdo. Inma Rico

    ResponderEliminar
  15. Tengo muy claro que está en nuestras manos que las cosas cambien. Por mi parte, pienso que sí dependen del aficionado. Si el aficionado es activo, capta la atención. Y si capta la atención, pone en marcha los mecanismos necesarios para que otros individuos o colectivos se acerquen al trabajo que hacemos. De ahí que las asociaciones sean fundamentales.

    Puedo entender que haya personas que no se muestren favorables por X motivos a no ser parte activa de mostrar a los demás, al resto de la sociedad, lo viable y las virtudes que tan sabiamente ha descrito JMPR poseen los juegos de rol; lo que no puedo entender es que luego esas personas realicen una crítica desmesurada hacia la situación que se vive, y que es (aunque menos) de desatención social.

    En la creación de una entidad legal está, a mi juicio, una de las posibles soluciones. De ahí en adelante, salid como hacemos nosotros de vez en cuando a parques a darle a los dados =)

    ResponderEliminar
  16. Puf, el tema esta caliente... Por mi parte, he intentado introducir a amigos a los juegos de rol, y en muchos casos he descubierto que pasa lo mismo que con todas las aficiones: a algunos les gusta, y a otros no. Pero considero un exito el haber convencido a un grupo de padres que el rol no es peligroso. ¿Como? Jugando con sus hijos una partida delante de ellos. En la zona comun de la urbanizacion donde viviamos. Poco mas o menos, EN LA CALLE.

    @Plunder y @JMPR: se de que iniciativa hablais, podeis contar conmigo.

    ResponderEliminar
  17. Buenas,

    Yo en cierto modo he sufrido y he sido partícipe de esa endogamia. Y ahora veo que la sociedad que nos rodea empieza a ser un poco más receptiva a esta afición. Y que es algo con lo que habrá que luchar tanto de puertas a fuera como de puertas a dentro.

    Y una forma de eso es tener y promover estos debates sanos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Cada cierto tiempo surge la idea de hacer nuestra afición más visible, de conseguir que los jóvenes se apunten, etc. Yo soy culpable de haber lanzado la soflama al viento más de una vez y luego no haber hecho nada (o más bien, haber hecho sólo lo que estaba al alcance de mi escaso tiempo libre).

    Pero sinceramente, creo que es necesario difundir qué es esto de los juegos de rol. No por tener más afición ni por vender más libros, sino por normalizar lo que no pasa de ser una afición como otra cualquiera. Yo tengo gente que construye maquetas de aviones en el curro, y que sale a volarlos por ahí. Le consideran igual de friki que a mi, pero a nadie se le ha ocurrido pensar que puede ser peligroso. No es que a mi me hayan tratado mal en el curro, pero sí que me pasó hace muchos años lo de que obligaran a un primo mío a dejar de jugar conmigo porque se pensaban que esto del rol era como el satanismo...

    ResponderEliminar
  19. Yo tengo un parque enfrente de casa con unas mesas estupendas, de esas que vienen con un tablero de ajedrez dibujado. Con unos cuantos papeles, una pantalla tuneada (más para decorar que para utilizarla) y un par de libros nos podemos montar unas partidas bastante majas. O incluso tirados en el césped, con un cartón para hacer las tiradas de dado...

    Y sobre la "cripticidad" del lenguaje que utilices... depende del sistema. Si arbitras D&D seguro que es ininteligible, si arbitras FATE, Risus o algún derivado fijo que todos los espectadores se enteran de qué va la cosa.

    La pega es... ¿quién se viene al Barrio del Pilar a jugar? :-P

    ResponderEliminar
  20. @Erekíbeon: lo críptico de las conversaciones entre roleros creo que no depende del sistema, sino de la afición en sí misma. Como venimos diciendo, en general la gente no tiene una imagen fidedigna de lo que es el rol. Si vas con tu amigo en el metro y vas charlando sobre la partida de la semana pasada, da igual que hables de reglas o no: la señora que va sentada a tu lado va a flipar en colorines cuando te oiga decir que matásteis a un dragón con una espada mágica, y que el hechicero que parecía amigo vuestro al final os traicionó.

    Vamos, que objetivamente, dado que esa conversación no está dentro de lo "normal" para nuestra sociedad, lo lógico es que alguien ajeno al rol piense que estamos más pallá que pacá.

    Creo yo.

    ResponderEliminar
  21. El último comentario de Plunder me ha pasado a mi tal cual, con un amigo que no es que hable alto, no, es que habla en Dolby Surround.

    Sustituye Dragón por persona y "matar" por algo más específico como cortar la cabeza y guardarla en un saco y...¡Voilá! Miradas de terror e impresión en el metro aseguradas.

    ResponderEliminar

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.