A mi me daban tres : La saga de las Guardias

Tras un largo periodo de ausencia voy a comentaros una trilogía que ha pasado un tanto desapercibida, muy posiblemente a causa de la película que se adueño de su nombre y que no le hace ningún honor: La Saga de las guardias.

Puntualizar antes que nada que las dos películas que hay sobre la saga de las Guardias (Guardianes de la Noche y Guardianes del Día) no son las adaptaciones directas de las novelas. Guardianes de la noche nos cuenta una versión modificada del primero de los tres relatos que se narran en el primer libro, y Guardianes del día narran los dos relatos restantes del primer libro, no sobre el segundo volumen de la trilogía (o pentalogía).

Esta colección de libros, escritos por Sergei Lukianenko, nos transportan a nuestro propio mundo, en nuestra misma época, pero teniendo como protagonistas a los "Otros" y mostrándonos una macrosociedad encubierta dentro de la propia humanidad.


Aunque aquí la trate como una trilogía (compuesta por Guardianes de la Noche, Guardianes del Día y Guardianes del Crepúsculo) actualmente, en su ruso original, hay dos libros más (Los últimos guardianes y Los Nuevos Guardianes) que sinceramente no creo que lleguemos a ver en España gracias a las amables editoriales y sus "curiosos" baremos de selección.

Pero volvamos a los libros. "Guardianes" nos muestra una en detenimiento a los "Otros", seres que una vez fueron personas y que ahora, dotados de capacidades sobrenaturales, se ven enzarzados en una lucha constante entre los dos eternos bandos: luz y oscuridad.

A priori el esquema supone algo muy trillado en lo que viene siendo la literatura fantástica, pero donde de verdad coge fondo es en el desarrollo de la misma sociedad paralela.

Los "Otros" no son seres hiperpoderosos por si mismos sino que principalmente obtienen la energía para emplear sus habilidades del "crepúsculo".El crepúsculo podría definirse como un mundo de sombras (sobre todo porque para acceder a él los Otros atraviesan su propia sombra a modo de portal de acceso). Este submundo envuelve el mundo real y se va alimentando de los sentimientos de las personas "normales". Aunque en un principio el crepúsculo es un reflejo levemente distorsionado del mundo real (através del crepúsculo pueden atravesarse puertas y obstáculos de mundo físico), esta compuesto por distintas capas, y cuanto mas profunda sea la capa en la que se interne un otro mas primordial se vuelve el entorno, apareciendo árboles donde antes había en reflejo de una casa situada en mitad de una arboleda, por ejemplo.

Pero no todo es fácil, cada acción conlleva un pago. Aunque los otros obtienen "energía" del crepúsculo mientras están en el mundo real, esta absorción es lenta y tardan tiempo en reponerla una vez se ven obligados a utilizarla. Además, cuando se internan en las distintas capas del crepúsculo deben utilizar su propia energía para moverse por ellas, lo que puede provocar que queden atrapados si se quedan sin fuerzas antes de poder salir.

Cuando una persona, con capacidades para ser un otro, entra voluntaria o involuntariamente en el crepúsculo por primera vez, queda marcada su lealtad. Esta lealtad queda seleccionada, más que por la propia moral de la persona, por el estado de ánimo en que se encontraba en el momento de su inmersión en la primera capa crepuscular.

Hay excepciones, como todo. Los vampiros (si, hay vampiros, pero al estilo clásico, nada del tipo de Anne Rice o Stephenie Meyer) siempre forman parte del bando tenebroso, por motivos obvios.

Uno de los aspectos que más me gustaron de la historia es "El Pacto", un tratado de no agresión (por llamarlo de alguna manera) de los dos bandos para mantener un equilibrio de fuerzas y evitar una guerra abierta que pueda destrozar a la humanidad, y a ellos mismos.

Para mantener este pacto se formaron tres cuerpos distintos: la guarda nocturna, formada por los agentes de mayor nivel del bando luminoso, que vigilan que los tenebrosos no se salgan de madre; la guardia diurna, compuesta por los tenebrosos, que evitan que los luminosos se dediquen a hacer milagros por doquier; y la Inquisición, una organización compuesta por gente de ambos bandos cuyo fin es asegurarse que el pacto y el equilibrio no se vean alterados.

Pero El Pacto no supone que los Otros no puedan hacer uso de sus capacidades, ni mucho menos. Cuando, por distintos motivos, ambas guardias se enfrentan (o miembros de un bando luchan contra miembros del opuesto) el uso de "magia" esta totalmente permitido, dentro de las capacidades y conocimientos de cada persona. El equilibrio se muestra cuando alguno de los bandos intenta influir de alguna manera sobre la humanidad, ya sea de manera individual o en grupo. Estas "intervenciones", como se les nombra, son las que están perseguidas y el hecho de realizar una conlleva que el Otro que las realizó, de ser descubierto, puede ser arrestado y juzgado por violar el pacto. Pero también puede llegarse a un acuerdo entre ambas guardias, lo que le concedería al bando opuesto el derecho a realizar una intervención del mismo nivel o superior, dependiendo de la negociación.

Un ejemplo seria el que un otro luminoso utilizase sus poderes para curar a una persona de una enfermedad. Esto podría provocar una concesión al bando tenebroso para realizar una maldición sobre una persona o personas de un nivel equivalente.
Hay más aspectos de la sociedad de los Otros, pero dejemos algo para los libros.

Hablemos un poco de los personajes.

En las tres novelas que componen la colección (cada una dividida en tres historias) encontramos como personaje principal a Anton Gorodetskiy, agente de la guardia nocturna de Moscu. A lo largo de la narración podremos ver como el personaje va evolucionando tanto social como emocionalmente, mostrándonos que por el hecho de formar parte de las filas de los luminosos no significa que este de acuerdo con las acciones que su superior pone en marcha. Y llegado un punto plantearse si el bien es tan bueno como aparenta o si el mal es tan mezquino como pueda parecer.

Otros personajes recurrentes a los largo de las novelas son Boris Ignatievich y Zavulon, directores de las guardias nocturna y diurna de Moscu respectivamente. Son poderosos magos, cuya edad real es hasta cierto punto un misterio y con unas capacidades mágicas solo comparables mutuamente. Ambos son expertos conspiradores, lo que unido a la extrema longevidad de los otros (que son virtualmente inmortales) los convierten en dos jugadores de ajedrez que a lo largo de las décadas van ubicando a sus subalternos como piezas en un gran tablero con el fin de que alguna de sus diversas intrigas desemboque en eventos que los favorezcan.

Pero no todo son hombres en la saga de las Guardias. Hay personajes femeninos que poseen gran influencia en la historia, como son Olga y Svetlana, magas luminosas de gran poder que acompañaran a Anton en sus diversos periplos. Podría extenderme presentándolas, pero es algo que prefiero que se descubra en el libro, pues no quiero desvelar mas de lo necesario aquí.
Una de las cosas que más me llamo la atención es la ubicación de la historia, Moscu. Aunque es obvio, siendo el autor ruso, pero no deja de ser agradable leer algo que no este ubicado en los sempiternos Estados Unidos en este tipo de historias. La descripción de la ciudad, si tenemos en cuenta que nunca la he visitado, esta muy cuidada y comentándolo con gente que si ha tenido esa suerte y ha podido leerlo en su idioma original parece ser que Sergei describe de manera fidedigna (salvando los cambios que puedan haber sucedido desde la creación de las novelas hasta ahora). Una de las explicaciones que se pueden obtener leyendo las novelas es que Moscu es una de las ciudades con mayor número de miembros en las guardias, aunque no son los mejores. Ese honor se los llevan otros, pero no desvelare cuales.

En conclusión, recomiendo estos libros que suponen cambio tanto en el concepto inicial de fuerzas sobrenaturales como en la ubicación, que a mi gusto es algo de agradecer. Son novelas que a mi personalmente se me han hecho fáciles de leer, cada una compuesta por tres historias distintas, lo que evita que la historia sea monótona y permite ver saltos temporales en la narración que no podrían llegarse a mostrar si fuesen temporalmente continuas.

Aunque actualmente la edición de tapa dura es cuasi imposible de conseguir, una reedición del año pasado en tamaño bolsillo puede encontrarse en librerías especializadas.

Y para aquellos que vieron la película homónima: olvidaos de lo que contaba la película y leeros el libro, que por muy cliché que sea, esta mucho mejor.

Título original: Nochnói Dozor
Autor: Sergei Lukyanenko
Fecha de publicación: 2010 / 1998
Edición en español: Plaza y Janés / Debolsillo
Páginas: 512

Título original: Dnevnoy Dozor
Autor: Sergei Lukyanenko
Fecha de publicación: 2010 / 2000
Edición en español: Plaza y Janés / Debolsillo
Páginas: 508

Título original: Sumerechny Dozor
Autor: Sergei Lukyanenko
Fecha de publicación: 2010 /2003
Edición en español: Plaza y Janés / Debolsillo
Páginas: 480

4 comentarios:

  1. Jefe, No tienes cuenta de www.anobii.com?

    ResponderEliminar
  2. Vale, me acabo de dar cuenta de que no eres JMPR :P Igualmente por anobii estoy yo con el mismo nick, por si alguien quiere compartir estanterías e impresiones.

    ResponderEliminar
  3. Un estilo Harry Dresden que puede molar. Eso sí, yo vi la película y... ay, era TAN mala. Y eso que el trailer prometía.

    ResponderEliminar
  4. A mi lo que me llama poderosamente la atención es el hecho de que se desarrolle en Moscú. Desde luego, no es algo habitual en los libros de este tipo (Dresden, Anita Blake y poco más) que he podido leer.

    ResponderEliminar

Escribe tu mensaje a continuación. Por favor, se respetuoso en tus comentarios.